Cómo llevar con estilo la tendencia oversize

El estilo de prendas oversize son una opción perfecta para olvidarnos de las incomodidades y las estrecheces. Pantalones XXL y cortes masculinos, pero…¡cuidado! Sin caer en el exceso, sino acabamos poniéndonos kilos de más. Como todas las tendencias, son un arma de doble filo, y si no sabemos interpretarlas de manera correcta, caeremos en el error de llevar alguna prenda de manera que no nos favorezca.

El origen del Oversize se remonta a Giorgio Armani quien impuso esta moda en contraposición al estilo entallado que buscaba resaltar la figura femenina. ¿Quieres aprender a lucir esta tendencia que prioriza la comodidad sin dejar de lado el estilo? Entonces sigue leyendo.

¿Cuál es el objetivo del oversize?

El objetivo del oversize es lograr un estilo fresco, con prendas sueltas y de toque masculino. Pantalones anchos, blusas grandes, maxi-sweaters, vestidos ligeros o bolsos son algunas de las opciones para adoptar este estilo. También es bueno combinarlas con algo entallado o diferentes texturas, para evitar caer en el exceso. Se trata de tener en cuenta los detalles y de saber escoger cada prenda en función de nuestra silueta.

Si te gusta este estilo, no vale el truco de coger las prendas uno o dos tallas más. Este tipo de prendas ya están diseñadas siguiendo unos patrones y un corte pensados para conseguir ese efecto XL.

¿Cómo elijo correctamente las prendas oversize?

Lucir dos prendas de grandes proporciones en un mismo look puede llegar a resultar muy poco favorecedor. Si vas a lucir un jersey y unos pantalones de silueta baggy, recuerda ajustar ambas prendas a la cintura mediante cinturones o ese gesto llamado ‘half-tuck’ o, lo que es lo mismo, el acto de meter parcialmente la prenda por dentro de la cinturilla del pantalón.

La idea es combinar varias prendas, pero no sólo tipo sueltas. Puedes combinar con un cinturón delgado, unos botines altos, unos leggins ajustados… También, una chaqueta oversize sobre unos pantalones entubados, con unos botines de tacón aguja, es una alternativa para lucir la tendencia sin dejar de verte elegante y estilizada. Otra opción es combinar una minifalda ajustada con un blusón o maxi-sweater que caiga libremente a la altura de la cadera. ¡Estarás monísima!

Por otro lado, es importante que utilices prendas de colores sólidos, ya que los estampados en las prendas  maxi crean un efecto “desordenado”. A parte de eso, te aconsejamos que muestres ciertas zonas de tu cuerpo, que se vea la piel. De esta manera conseguirás un aspecto más natural. Por ejemplo, puedes remangar tu jersey extra grande hasta los codos o utilizar faldas midi. Otro de tus aliados son los complementos, te ayudarán a mantener tu figura visible, y accesorios elegantes y discretos (especialmente cuando la gama cromática se mueve en la escala de los grises y los tonos tierra).

Como puedes comprobar, esta tendencia requiere dejar la vergüenza a un lado. No hay que tener un tipo de cuerpo específico para llevar prendas oversize. Todo está en tu cabeza y en los límites que te pongas. Es un error pensar que cuanto más ajustada vas, más femenina estás, la actitud es lo que cuenta. Se trata de entender la tendencia y saber elegir las prendas que mejor vayan con tu estilo y silueta, jugando con las proporciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =